La Prueba de Fuego Reprobada

Por Israel Shamir

Entre el colorido y los restoranes llenos del festejo nocturno de Tel Aviv, tuve una visión: la de un ángel en vestimenta de guerra, escribiendo con tiza en un muro las tres palabras "Mene, Tekel ufarsin". Mi Diccionario ángel-castellano, me entrega una traducción: "fuisteis sometidos a prueba, y reprobasteis".

Estos son los días más oscuros para el pueblo de Israel. Son oscuros porque los clamores y las protestas de nosotros y de nuestros padres resultaron tan genuinos como un billete de tres dólares. En 1968, siendo un jovencito ruso-judío, escribí en el muro de mi ciudad natal de Rusia: "Manos fuera de Checoslovaquia". La preciosa y profunda voz del poeta ruso-judío Alexander Galitch, entonces entonaba: "¡Ciudadanos, la patria está en peligro, nuestros tanques están en tierras ajenas!" Algunos judíos rusos se manifestaron en la Plaza Roja contra la invasión, y fueron golpeados por la policía. Protestamos contra la presencia de tanques rusos en Budapest, Praga y Kabul, como ciudadanos rusos que valoran el honor por encima de la lealtad mal entendida, la humanidad por encima de los lazos de sangre. Al mismo tiempo, los chicos judíos americanos se manifestaron contra la intervención de su país en Vietnam, mientras que los muchachos y muchachas judíos en Europa lucharon contra el racismo. Los años pasaron, y hoy nuestros tanques judíos están en tierras ajenas.

Nuestro ejército judío asesina a civiles, demuele viviendas, priva de alimentos y agua a millones, y pone bajo sitio las aldeas palestinas. Nuestros crímenes exceden los cometidos por Rusia en Chechenia, los cometidos por Estados Unidos en Vietnam, y los de Serbia en Bosnia. ¿Verdad que los intelectuales israelíes se están manifestando masivamente en nuestro equivalente a la Avenida Pensylvania o Plaza de la Constitución? ¿Los judíos norteamericanos levantan sus voces contra los asesinos armados por los Estados Unidos? ¿Los judíos rusos defienden los derechos humanos de los gentiles (no judíos) esclavizados de la Tierra Santa? Ni lo piensen, los iletrados ensalzan el coraje de nuestros soldados judíos, veneran la mano firme de nuestros francotiradores judíos, y glorifican la inmensa humanidad del pueblo judío que, pudiendo pulverizar a todos los gentiles de Palestina, cordialmente se limita a unos centenares de mutilados al día.

Mi abuelo, en su asentamiento de Pale, se quejaba de las restricciones contra el libre movimiento de judíos en el Imperio Ruso, mientras que en mi generación, Anatoli Sharansky se convirtió en un símbolo de la lucha por los derechos humanos. Hoy, en nuestro propio país, los gentiles son encerrados en reservas y campos de concentración infinitamente peores que Pale. Un palestino no puede caminar al pueblo vecino sin su "ausweis" judío, pues es constantemente revisado por nuestros guardias. Sólo puede soñar con el mar que baña la orilla de su suelo ancestral, porque no dejamos que los palestinos contaminen la pureza judía de nuestras playas.

Durante años, los judíos se opusieron a la discriminación en el empleo y la educación. Sin embargo, hoy en nuestro propio país, hemos creado un sistema de discriminación total. En la empresa eléctrica del Estado, hay seis gentiles entre los trece mil empleados, un 0,046%. Los gentiles constituyen el 40% de la población entre el Río Jordania y el Mar Rojo, pero sólo uno de cada cuatro de ellos tiene derecho a votar. No hay gentiles en la Corte Suprema, ni en el gobierno, ni en la Fuerza Aérea, ni en los servicios secretos. Ni siquiera hay un solo gentil en la junta directiva del principal diario liberal de Israel, Haaretz.

A la luz de estos eventos, cabe reformular los lamentos de los judíos de la diáspora. No luchamos por los derechos humanos, sino por los derechos judíos. Estuvimos a favor del libre movimiento y la libre elección solamente para los judíos. Cuando hablamos de sufragio universal, nos referimos al derecho a votar de los judíos. No nos importa la ocupación e invasión, mientras seamos nosotros quienes ocupamos e invadimos. La imagen de un niño que levanta sus manos frente a matones con ametralladores solamente nos apena si el niño es judío. Al niño no judío se le puede disparar con toda libertad.

Cuando Bialik escribió "El diablo no inventó castigo suficiente para el asesino de un niño", en realidad quiso decir "un niño judío". Cuando le horrorizó la escena de un pogrom (matanza de judíos en la época de los zares), sintió horror porque la violencia tenía como blanco a los judíos. Si no fuera así, un pogrom no tiene nada de malo de por sí. Los judíos del Alto Nazaret cometieron un pogrom de gentiles en su ciudad, pero no se acusó a nadie. La policía los ayudó matando a unas cuantas víctimas. Peor aún fueron los pogroms de Ramalá y Beth Jallah, perpetrados desde desde helicópteros y tanques.

La Rusia del Zar fue muy odiada por nuestros abuelos. Sin embargo, cien años de pogroms contra judíos causaron menos pérdidas que las que nosotros hemos acometido en cuestión de semanas. Luego de los progroms en la Rusia del Zar, todos los escritores y los intelectuales condenaron a los ejecutores. En el Estado judío, apenas unas docenas de personas se juntan para protestar en Tel Aviv, mientras que la Unión de Escritores Hebreos apoya el progrom de gentiles.

En 1991, la mayoría de los judíos rusos salieron en contra del comunismo y a favor de la propiedad privada. De hecho, la que tenían en mente era la propiedad judía, ya que confiscamos la propiedad de los gentiles con la mayor facilidad. Camine por las mejores zonas de Jerusalén, Talbieh, Viejo Katamon, las Colonias Griegas y Alemanas, y mire los palacios espléndidos. Antes pertenecían a los gentiles, tanto musulmanes como cristianos: alemanes, armenios, griegos, británicos, rusos y palestinos. Todos fueron confiscados para pasárselos a los judíos. En las últimas semanas, cientos de hectáreas de propiedad gentil fueron embargados, y cientos de viviendas gentiles tomados o demolidos.

Justo antes de su arresto en España, el principal magnate mediático ruso-judío, Gusinsky, llegó a Israel y expresó su apoyo incondicional. Al mismo tiempo, pidió ayuda del mundo en su lucha contra las autoridades rusas que intentan sacar un canal de televisión de su control. Su respaldo a Israel demuestra que el Señor Gusinsky aprueba de la confiscación realizada sobre una base étnica: sólo se opone al decomiso de la propiedad judía. Está en contra del arresto de judíos, los gentiles se pueden pudrir en las cárceles para siempre, tal como sucede en el Estado judío.

En un tris hemos logrado socavar las extensas conquistas de los judíos en la lucha por la democracia, los derechos humanos y la igualdad. ¿Qué fue lo que nos disgustó de los nazis alemanes? ¿Su racismo? El racismo nuestro no es menos extendido o venenoso. El diario israelí en lengua rusa, Discurso Directo, publicado en Jerusalén, encuestó a cientos de inmigrantes judíos de Rusia sobre sus sentimientos respecto a los palestinos. Entre las respuestas típicas estaban "Yo mataría a todos los árabes", "Todos los árabes deben ser eliminados", "hay que expulsar a los árabes", "un árabe es un árabe, y tiene que ser eliminado". No sé si los resultados hubieran sido más alentadores en la Alemania de 1938. Ni siquiera los nazis tenían la intención de matar a sus enemigos judíos hasta 1941.

Pongamos las cosas en su sitio. Estuvimos en contra del racismo mientras fuera el racismo de otros. Nos opusimos a los escuadrones de la muerte y los Sonderkommando mientras actuaran en nuestra contra. Nuestros asesinos propios, el Sonderkommando judío, son objeto de nuestra tierna admiración. El Estado judío es el único en el mundo con escuadrones de la muerte oficiales, declarando una política de asesinatos, practicando torturas a escala medieval. No se preocupen, mis lectores judíos, solamente torturamos y asesinamos a los gentiles.

Estuvimos en contra del ghetto, cuando nosotros fuimos acorralados en él. Hoy en día, hasta el diario judío más liberal llama a establecer un par de ghettos de gentiles cercados con alambre de púas, rodeados por tanques judíos y fábricas con propietarios judíos al lado, donde Arbeit macht los gentiles frei. El ghetto tendrá independencia plena luego de quitarle todas sus fuentes de ingreso y subsistencia.
Los israelíes son lavados de cerebro desde el jardín infantil, se les enseña que son el Pueblo Elegido, y que son Über Alles. Son adoctrinados a creer que los gentiles no son enteramente humanos, por lo que se puede matarlos y expropiarles sus bienes a gusto. Al fin y al cabo, la única resolución de la ONU con la que ha cumplido Israel es la que describe el sionismo como una especie de racismo. Lo que más me perturba es que la educación internacionalista en la Unión Soviética no resistió el veneno de la propaganda sionista sobre la superioridad judía. Lamento el derrumbe moral de mi propia comunidad rusa aquí en la Tierra Santa.

Ahora, como el ángel escribió sus palabras encendidas, como los profetas llamaron al pueblo a arrepentirse, nosotros tenemos la opción. Podemos escoger el camino de Nineve, arrepentirnos, devolver la propiedad robada, parar la discriminación y el asesinato, y esperar que Dios nos perdone, si no por nosotros, entonces por nuestros perros y gatos. O podemos insistir en nuestras conductas malvadas como el pueblo de Sodoma, y esperar el torrente de fuego y azufre ardiente de los cielos iracundos de Palestina.

 





 

Home  English Articles  French Articles  Hungarian Articles  Italian Articles  Norwegian Articles  Polish Articles  Russian Articles  Spanish Articles  Friends and Foes  Talmud Translated  Discussion Board  Feedback  Picture Gallery  Search  Donations  Site Map

Send web related mail to webmaster@israel.net   and send mail with questions or comments about this web site to info@israelshamir.net